Mi Método

 

 

En muchas intervenciones e incluso a través de mensajes, acostumbran a preguntarme sobre mi método de trabajo.

Comparto mi respuesta:

Si tengo algo que pudiera llamarse método va a depender, claramente, de realizar un buen psicodiagnóstico. Así que podría decirse que el psicodiagnóstico es mi principal herramienta de trabajo.

En situaciones de incertidumbre, contrariedad, conflicto e insatisfacción ya sea personal, familiar u organizacional (las empresas integradas por personas también pierden su equilibrio) un buen diagnóstico constituye el 70% del éxito de cualquier acción.

Mi atención como profesional, no suele centrarse en un pasado que es inalterable, inmodificable e invariable. Me inclino más hacia la construcción de nuevas realidades donde lo que fue se desvanece para “dejar de ser” y dar paso a lo que “es” desde la proyección de un futuro que por inexplorado, se presenta como abanico de infinitas posibilidades.

Mis propuestas van dirigidas a cambiar el punto de referencia, salir de la trama acostumbrada -donde la realidad se traduce en “más de lo mismo”- y activar las potencialidades reales.

Lo que malogra cualquier posibilidad de cambio es:

-Negar lo innegable. No ver un problema cuando existe realmente un problema es el peor de los males.

-Quedarse atrapado. Creer que existe solución a lo que no tiene solución.

-Escapar y desconectarse de tu ser esencial (adicciones, dependencias).

¿Quieres un cambio? Conócete a ti mismo

Metodología:

La metodología sigue un modelo de intervención que proporciona las condiciones adecuadas para estimular el cambio, centrándose en los clientes y sus metas específicas.

La metodología incluye las siguientes fases:

 

 

Las variables que analizamos en el test son las siguientes:

 

 

​© 2013 por Emma Barthe.