CRISIS


Hay una constante que se repite en todas las intervenciones en las que participo como psicóloga. Esa constante se llama “crisis”.

Crisis como desequilibrio. Crisis como inestabilidad. Crisis como desorden. Crisis como incertidumbre e inseguridad.



Nos decimos: Estoy en crisis. Mi relación está en crisis. Mi familia está en crisis. Mis relaciones están en crisis. Mi trabajo está en crisis. Mi organización está en crisis. La economía está en crisis La política está en crisis. La sociedad está en crisis. La religión está en crisis. El mundo está en crisis. Queremos equilibrio. Queremos estabilidad Queremos orden Queremos certezas Queremos seguridad Queremos paz. -¿Y dónde buscamos esa paz, esa seguridad, esa certeza, ese orden, esa estabilidad, ese equilibrio, ese cambio, esa transformación?- -En el exterior-. Cambiamos de apariencia, nos alejamos de la familia, nos separamos de amigos, ansiamos pareja, suspiramos por otro trabajo, nos agarramos a creencias e ideologías o, simplemente, nos retiramos de la vida, sin comprender que nada que venga de fuera nos sacará de la crisis. La crisis se origina en nuestro interior, alimentada por nuestros conflictos internos y contradicciones. Hasta que no seamos capaces de hacer frente a nuestra realidad interna y comprender lo que somos en esencia, nada cambiará. Si no existe equilibrio, estabilidad, orden, certeza, seguridad y paz dentro de mí, el cambio no se manifestará como transformación. El autoconocimiento es la clave. ¿Estamos preparados para ello?

4 views

​© 2013 por Emma Barthe.